De ameboris, y cristian garín

Ya no quedan Ameboris, le dije a mi hermano. No, desde que murió el cristián y quedamos pa dentro porque la pelá alcanzó fuerte a uno de nosotros. ¿O uno de L-osotros?, como decimos en Chile, a guisa de elisión fatal de las fronteras pronominales (ya lo decía quien riéndose se percataba de la extraña pirueta mental de mencionar tanto a uno mismo, el yo, con soy y al tú con su homónimo soi)—pero eso es otra historia.

Estabamos hablando de los ameboris, aquellos dibujos frenéticos que hacían mi hermano y el cristian su amigo-jefe-gurú. A modo de ejercicios automáticos donde se demostraba la corporización de la mente. (Normalmente diríamos que el capataz del cuerpo, el cerebro, chicotearía a la muñeca para que hiciera su trabajo sensual de modelar la realidad con sinuosos movimientos, pero) La mano y el cerebro eran los que se confundían en una amalgama creativa, capaz de hacer danzar a las rayitas y trazos, en un lienzo sencillo y permanente.
Su sencillez de manufactura, su capacidad de autodesperdigarse por medio de una entrega desinteresada (Corría la política de darlos como presentes a los demás, para fascinación de sus miradas), su múltiple interpretación fruitosa, eran algunas de las cracterísticas que los hacían parte de lo que denomino Micro-arte, o arte para contemplar en la micro (el bus).

Allí me interesé por los monitos y su gracia automática, aunque mis monos sólo sean una tierna copia de los fantásticos améboris.
Pero en fin.

Salud!

Comentarios

el mismo dijo…
Ameboris sempir formidabilis
claudio hernán dijo…
.......Sin embargo, ninguna de aquellas gráciles y contundentes remedos de figura humana; ninguna de esas creaciones de a mil por hora, en gris, azul o multicolor, adorna esta pàgina que lleva su nombre. AMÉBORIS ¿dónde, qué no veo ninguno?
Al2 dijo…
Hay uno no más. El Cristián me hizo uno cuando se ponía adjunto en las ferías de las pulgas y libros. Era uno muy simple hecho con un lápiz de mina tricolor. Ese se me perdió desafortunadamente. Si tú tienes alguno, compártelo. Salud!