Plétora de libertades

¿Encontraría la Paga?
Aquella dominación del precio de nuestro trabajo.

Aquel sueño que construyeron las hordas de poderosos, para que nosotros, los gusanos abandonados entre los residuos de sus quimeras capitalistas, mamásemos de aquella leche espesa del éxito.

Ofuscado por las luces de la televisión, obnubilados por el humor del caldo del gran crédito, asistimos al carnaval de la felicidad. Las entradas están agotadas, así que cuida el ticket de tu miserable diferencia. Al menos, eso nos dicen los lectores de noticias de turno, amenzándonos, con infelices que nos quieren arrebatar nuestras decadentes acreencias.

Nos prometieron que en esta vida conseguiríamos los más deliciosos manjares y artefactos grnadilocuentes. Abandonado en este desierto de ideas gastadas, la imaginación es la única plétora de libertades.

Comentarios

Sanbahilandor dijo…
Bien dicho!
Elegimos la mente, no nos compraron, al menos no así tan fácil-mente.