Bosque de la añoranza

Queríamos volver al escenario que nos vio nacer.
Tras aquella hojarasca de germinación
nos encontramos con el rostro que intentamos ocultar
pero como brisa entre los dedos se nos escapó la mirada.
Cercenamos las costumbres y el sosiego
con una caminata en el bosque de la añoranza.
Para descubir que había un lazo con la naturaleza.

Comentarios