Alimentando el pez

De chiquitito nos alimentan con el deseo al dinero:
¿Cómo no íbamos a crecer egoístas y solitarios?

Comentarios

Mauricio dijo…
Tenés toda la razón del mundo.

Pongo el viejo tango "el cambalache" para ver tu blog.

Un abrazo grande. Yu trabajo sigue impecable, tanto en forma como en conteúdo.