La rebelión


---
Todos los días me dirigía a la labor encomendada entre respiraciones ajenas.
Y yo practicaba mis mejores gritos, para cuando llegara la revuelta...
Pero obviamente nada ocurría y yo seguía conectado a la máquina.

Comentarios