Y ahora quién podría defendernos?

de no haberse entrometido la criptonita gringa.

Comentarios