El 2011 - Una serie de verdad


Embelesados frente a la baba catódica, los televidentes enajenan sus sueños de lucha, ayudando a capitalizar los millonarios segundos de comerciales de productos que beberemos (y pagaremos caro) luego, todo gracias a una democracia representativa, donde otros deciden, actúan y reflexionan por nosotros. Es por eso que me quedo con la realidad del 2011 (no de unos ochentas virtuales) y del 2012 con su nueva promesa...

Comentarios