Buitre y ciervo


Un cóndor bebiendo vino de una caja de cartón le pregunta a un huemul el porqué de su nombre. HUEMUL. El huemul mira con rostro de incrédulo, porque entre sus piernas se dejan ver las tremendas bolas.

Había una vez un buitre y un ciervo. Y el buitre era muy preguntón.

Ver comentarios en facebook.


Comentarios