Basta de represión!

Una chiquilla del liceo se dirigue contenta a la marcha fumándose el «tonto» caño, que en realidad es un hombre de verde, un represor en su camino, o un oficial policiaco militarizado, que el Estado utiliza para abollar conciencias.

Comentarios