Debes cotizar para mí... jamás!

Una mujer trabajadora honoraria se enfrenta a la máquina de las AFP, las administradoras privadas de los fondos de pensiones de Chile.

Comentarios