La Maquinaria del SIMCE

Unos cabros chicos son en realidad unas espiguitas de trigo esperando su funesto destino de ser triturados en los fríos intestinos metálicos de la prueba SIMCE, para terminar excretados como fardos de mano de obra barata y desechable.

Comentarios